• Domingo , 25 junio 2017
Arroz con Bogavante en Peñíscola

Arroz con Bogavante en Peñíscola

Sensacional arroz con bogavante en el restaurante El Caracol de Peñíscola

Este fin de semana, aprovechando que todavía hace calor, en Rice Worldwide nos hemos ido de Rice Trip a Peñíscola y, como siempre que visitamos estas tierras, aprovechamos para comer un buen arroz. Situado a algo más de 200 km al sur de Barcelona (2 horas de tren), Peñíscola es un pueblo con menos de 8.000 habitantes pero que cuenta con una afluencia de turistas notable durante todo el año pero especialmente en los meses de verano.

Vacaciones de verano en Peñíscola

Peñíscola es un pueblo con cientos de años de historia cuya imagen va siempre ligada a la del castillo del siglo XIV que domina la ciudad, y que se conoce popularmente como el Castillo del Papa Luna. Por desgracia, podemos decir que es uno de los pocos vestigios de belleza arquitectónica del lugar, ya que la burbuja inmobiliaria no pasó de largo y, como sucede en la mayoría de pueblos costeros de España a orillas del mediterráneo, la construcción de hoteles y edificios de apartamentos embruteció considerablemente las vistas de su paseo marítimo.

No obstante, es un buen destino para familias con gustos dispares: quienes prefieren el mar pueden disfrutar de sus magníficas playas y calas, mientras que los que son más de montaña, tienen el Parque Natural de la Sierra de Irta a escasos kilómetros, donde se puede disfrutar de magníficas excursiones a pie o en bicicleta. Además, cada año en el mes de julio se celebra el Festival Internacional Jazz Peñíscola que ha visto pasar artistas de la talla de Bebo Valdés, entre otros, y que este año ha celebrado su 11ª edición.

El Chiringuito de Pepe

el-chiringuito-de-pepe-peniscol-riceworldwide
Pero, siendo domingo, nosotros habíamos venido a comer arroz y no al Chiringuito de Pepe precisamente. Esta serie gastronómica de Telecinco, que protagonizan Santi Millán, Blanca Portillo, Jesús BonillaEl Langui y que va camino de su segunda temporada, se rueda principalmente en Peñíscola durante los meses de invierno y ha popularizado más si cabe al municipio como reclamo turístico en la zona. Lo que muchos turistas no saben es que el plató se desmonta durante los meses de verano y no es posible visitarlo.

Restaurante El Caracol

Tras la búsqueda de rigor de arrocerías donde comer arroz en Peñíscola en aplicaciones como Foursquare (ahora también Swarm) y TripAdvisor, nos decantamos por el restaurante El Caracol, que prometía arroces de calidad a precios razonables. Y la verdad es que no nos defraudó en absoluto. Optamos por el menú 3 con:

  • Entrante de langostinos frescos encebollados.
  • Arroz meloso de bogavante.
  • Postre

Los entrantes

A todo ello le añadimos una tapa de caracoles de montaña, más que nada para comprobar si hacían honor al nombre del establecimiento. Y la verdad es que la salsa estaba deliciosa y los caracoles muy bien “engañados” (cocinados con buena parte de la carne fuera del caparazón). Los langostinos encebollados, eran todavía mejores que los caracoles: nada más empezar a pelarlos se notaba que eran frescos. Pero la estrella de la función era, obviamente, el arroz con bogavante.

Arroz con bogavante: ¿meloso o caldoso?

plato-de-arroz-con-bogavante-en-restaurante-caracol-Peniscola-RiceWorldwide

El arroz con bogavante, el instrumental quirúrgico y las toallitas húmedas aroma limón.

Una vez terminados los entrantes, y como si de un quirófano se tratase, los camareros nos trajeron el instrumental para degustar el arroz con bogavante: cuchara, pinzas y rascador. ¡Ah! Y las infalibles toallitas húmedas aroma limón que no pueden faltar en ninguna mesa donde haya marisco.

La primera reacción fue de sorpresa, pues nos pusieron platos hondos cuando esperábamos un arroz meloso de bogavante en paella. Segundos después, se confirmaban nuestras sospechas cuando apareció la camarera con dos calderetas llenas de arroz con bogavante. Para nosotros aquello era un arroz caldoso en toda regla, que en verano siempre da un poco más de reparo.

Sin embargo, en cuanto vimos los trozos de bogavante que nos repartieron a cada uno, se nos iluminó la cara. Las raciones eran bien generosas y el arroz espectacular incluso comiéndolo solo. Pero obviamente el rey de este plato de arroz es el bogavante, por eso, quienes se animan a pelear con el crustáceo, pinza y rascador en mano, obtienen su merecida recompensa. La explosión de sabor en boca que provocaba una sola cucharada de arroz con bogavante fue lo mejor de todo el fin de semana.

Los postres

Tras enseñarnos los helados que tenían (y sobre todo los que no tenían), la camarera le dio la vuelta a la carta y, como quien no quiere la cosa, nos presentó los postres de la casa. Pedimos flan de huevo, flan de café, tarta de queso y tiramisú… Todos los postres caseros estaban a la altura del arroz. Con eso está todo dicho.

El Servicio

Puede que a estas alturas, habiéndoos contado lo bien que comimos, alguien se pregunte: ¿Acaso todo era estupendo? ¿Qué tal fue el servicio? Y la verdad es que solo podemos decir buenas palabras. Fueron rápidos, amables y eficientes. Y lo mejor de todo: en mitad de los postres apareció la cocinera, una entrañable señora del pueblo para preguntarnos si nos había gustado todo, si habíamos pasado un buen fin de semana y si nos queríamos quedar a ver las fiestas del pueblo que empezaban esa misma noche. Así da gusto dejar propina.

*Foto de cabecera original del usuario de Flickr lapidimhttps://flic.kr/p/7PGWk

Related Posts

One Comment

  1. Victoria
    29 mayo, 2015 at 11:57 - Reply

    Muy buen articulo, con el contenido justo y no se me ha
    hecho nada largo de leer, muchas gracias por compartirlo.